15/11/08

subrayados

del Libro de las Quimeras de E.M.CIORAN



"...Nadie canta al paraiso porque no lo tiene sino porque no quiere perderlo..."

mas de los sacerdotes

¿ te acordás que esta semana que pasó se venía una corrida bancaria ?

señales



Escribía. Siempre lo hizo. Escribía para vivir.
Escribía en silencio su silencio.
Escribía sus sueños describiendo su soledad.
Escribía como una palabra herida.
Sobrescribía
.

13/11/08

verano (1)



Me tiré a la pileta sin temor.
En la caída, mientras el trampolín simulaba al ruido de otras aceleradas agujas con que mi vida abdicó su destino, sólo pensaba en encontrarte.
El agua me envolvió de inmediato, sabiendo que mi cuerpo tenía sed.
En el descenso, que es mi descenso, no hago más sentir, el cosquilleo de miles de burbujas escapando del hundimiento.
Retornan, quizás, a ese espacio en el que son parte del aire atravesado por la luz. Partículas fungibles que siempre resistirán cualquier ocaso.

11/11/08

la luna al sol

Con el rostro absorto, como si le atrajeran otras tibias atenciones, lo oyó describir el amor que le guardaba.

La distraían razones que jamás podría describir: sensaciones muy internas: climas adolescentes: avatares de la identidad.
Pese al torrente de palabras, parecía hacer la misma pausa que se permiten los actores tras la irrupción de los aplausos.
Se sentía como en la ducha, abrazada y envuelta, mientras en el cuarto la aguardaban sin celos.

Podría entonces caminar con pasos firmes, como si supiera que quien decide ser hallado, decide el tesoro y el hallador.
Sabía -y eso la acompañaba- aquello que los hombres no podían conocer.
Eso cambia a las mujeres, las hace sentir hombres.

15-11-07


little Mis SUNSHINE



Un concurso. Incomunicación. Máscaras. El aplauso pendiente. La eterna juventud de la sabiduría. El exceso. El niño. Las metas. Correr. Correr con lo que tengas a la mano. Si quieres paz y felicidad, ten fe. Si quiere ser discipulo de la verdad, BUSCALA.

10/11/08

los nuevos sacerdotes


por esos ojos tristes



Tenías que verla. Extasiada y muda, salida de sí y a la vez, ahogada de ignomínia.
Le impactó menos que supieran su nombre a que le tradujeran las palabras con las que se juzgaba a oscuras.
Se vió desnuda, expuesta.
En esas condiciones, silencio es: una corta frazada que al estirarla, deja al aire nuestros pies.