29/3/09

Cacería



Una linea infinita de puntos deambula sorteando la gravedad. La gravedad de duda que la persigue.
No se agota exhausta, ni víctima de su destino; ya que la linea infinita le robó su causa a la duda, y lo que es peor, la tiene escondida entre alguno de sus incontables puntos.
Aveces la hace bailar entre ellos. Otras, la cuelga de la cola y la pasea.
La duda la persigue. Se abalanza en peñones, acantilados y chillas. La aguarda agazapada en el retiro de edificios y umbrales de factorías. Ya no distingue la luz de la luna, ni la noches de sus días. Vive el acecho oculta; abate en su propia pedanía.

No hay comentarios: