30/3/09

peldaños



y el amor
como una señal sin sonidos
atravesaba
el segmento del espacio
guarecido a destiempo, infinito,
en caracol sereno,
son los años


la señal se mece necesaria,
en instantes ahogados de armonía,
el encargo atiborrado es la zozobra,
el tinglado apasionado es de tu prisa


escarlata la sangre me tropieza
rodeando sigilosa su agonía,
misteriosos los fríos vapores,
de anónimas estacas
que mueren las tibias lejanías
aquel peldaño
recto se apiada.

Descansa el granito
cuando no imita a la vida.

No hay comentarios: