14/4/09

azul


Alguien abrió la puerta para irrumpir presurosa en el tiempo. Y sin eludir las prisas, ni rehusar los desiertos, sacudió tus tardes de sol reseco de lenguaje, y convirtió en extrañas, las ya lejanas playas con oleajes inciertos.
La dama contesta tus sueños vestida de azul. Como si el alma fuera un color, y las brisas, incienso del cielo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

las tardes de sol reseco de lenguajes...las brisas incienso del cielo..

dos impresiones teñidas de poesía pura.
Gracias V.Fedor!

vfedor dijo...

gracias por señalar el nudo !!!!