29/4/09

parafraseando

Amor y odio.
Cuando distintos parecen estos términos, y sin embargo obedecen a una misma sensación: sentirnos desnudos.

8 comentarios:

Caro Pé dijo...

A veces el amor se transforma en odio intespestivamente.

No quiero ser demasiado concluyente con esto (q está muy escuchado ya)a veces no quiero creer que el amor, ese amor que mata en el buen sentido pueda devenir en odio tan intenso y sufrido!!

Pero a veces, pareciera que definitivamnete es la contracara.

Por que si gasto energía emocional, espiritual en odiarte, es porque en definitiva, en nombre del amor que te tuve (o tengo, ojo) no me sos para nada indiferente, y esto evidencia dolor y en el fondo amor
salu2

Caro Pé dijo...

Y sí nos sentimos desnudos porque ambas (amor y odio) están fuera de nuestro control, de nuestra voluntad

vfedor dijo...

De la madeja, entonces infiero:
el amor es desnudez compartida,
y el odio es desnudez irremediable.
gracias

princes dijo...

Decía no sé quien que en definitiva se trata de luchar contra la certeza de la finitud. Sentirnos desnudos, es estar como llegamos al mundo y como nos vamos a ir sin nada puestos.
Con el amor como con el odio intentamos vestirnos y trascender mas alla de la pura vivencia...

vfedor dijo...

coincido, tan ampliamente que lo no escrito, lo escribiste, besos

Marcela dijo...

dos caras de una misma moneda,en última instancia me resulta más amable el odio que el olvido.A decir verdad más que desnuda me he sentido vulnerable ....
palabras y más palabras todas ellas y todos nosotros intentando plasmar los sentimientos más arcaicos .....lo mejor que tiene para los que padecemos letrorragia crónica es ser fuente de entretenimiento inagotable!

Mista Vilteka dijo...

Desnudos del amor y del odio. No de nosotros. El objeto que recrea, el objeto que odia y ama. Desnudos de nosotros está el deseo sin forma. El deseo sin deseo.

vfedor dijo...

adhiero