27/5/09

final


Por más íntima que sea la necesidad,
aunque el valor sea la muestra que buscamos,
los más firmes versos son aquellos
que pronunciamos
con la conciencia perturbada
y la garganta enrojecida.

2 comentarios:

Walter L. Doti dijo...

¿Y no es mejor esperar y escribir después?

vfedor dijo...

me hace recordar una película con música de R.Portman, llamada "las reglas de la vida". En ella, más allá del magnífico confronte entre King Kong y Cumbres borrascosas, entre la ingenuidad y culpa, el debate era: ¿ acaso vale la pena ESPERAR Y VER ?
"Impulsos": sólo veo impulsos dibujando una incomprensible constelación, miles de cometas sin órbita, el desborde. Basta de camellos que prefieren ser cargados, basta de mochilas, de ladrillos, de categorías. Reconozcamos territorios, no banderas. También "escriben" quienes "esperan", sólo que economizan la tinta. Te regalo la próxima entrada.