24/11/09

no son las palabras del espanto las que merecen el elogio, sino el corazón de aquél que al pronunciarlas teme servir solo al destino



2 comentarios:

LA GORDA dijo...

y el que tiene bypass?

vfedor dijo...

Y es claro, el que tiene bypass, no tiene cinturón gástrico, y el que tiene cinturón gástrico, tiene sobrepeso, y el que tiene sobrepeso, marche preso, y que que parcha preso, es el espanto que nos hace aguardar el destino.