3/3/10




Nunca el adiós es una despedida,
ni un mar muerto
en el que las primeras palabras
paralizadas
flotan vestidas de mar.
Adiós,
es apenas un zócalo,
un mudo contacto con el vértice,
de aquello que se descubre
y que se puede nombrar.