15/2/13

Federico Causse (2012)


1 comentario:

Anónimo dijo...

Hermoso juego entre lo antiguo y lo moderno, en el medio de la poesía y la nada. Excelente la idea de los teclados, disparando una verdadera revolución !!